previous arrow
next arrow
Slider

Récord mundial en Cazorla con el nacimiento de diez quebrantahuesos

Nunca habían nacido diez ejemplares de quebrantahuesos en unas mismas instalaciones en un sólo año Récord mundial en Cazorla con el nacimiento de diez quebrantahuesos

El quebrantahuesos Guinness.

El centro de cría del quebrantahuesos Guadalentín, ubicado en Cazorla, ha alcanzado un récord histórico mundial de nacimientos de pollos de esta especie en una misma temporada. Hasta ahora, nunca habían nacido diez ejemplares de quebrantahuesos en unas mismas instalaciones en un sólo año, como acaba de ocurrir en Andalucía.

El último ejemplar en nacer ha sido Guinness, que ha roto el cascarón de forma natural a las 00,45 horas de este miércoles con 150 gramos de peso, según ha informado la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

Los padres de este quebrantahuesos son Cabús, el macho de más edad, ya que supera los 30 años, y Perea, una hembra de doce años, que ha tenido en esta temporada su primer pollo. Estos ejemplares son, además, los últimos que se han unido, ya que se emparejaron en octubre de 2020.

La consejera Carmen Crespo ha resaltado que «este hito a nivel mundial» supone una «muestra inequívoca del éxito del programa que se está llevando a cabo en Andalucía para conservar esta especie en peligro de extinción». «En las dos últimas temporadas, la comunidad autónoma está registrando una tendencia al alza en el número de nacimientos de quebrantahuesos y eso es una magnífica noticia para quienes nos preocupamos y ocupamos de la protección de la rica biodiversidad que existe en nuestra tierra», ha afirmado.

El centro de cría cuenta actualmente con siete parejas reproductoras, una más que el año pasado, y en total se han obtenido esta temporada doce huevos de los que diez era fértiles. Las puestas comenzaron el siete de diciembre de 2020 con un huevo de Keno y el último pollo ha nacido después de que Perea lo haya incubado desde el 29 de enero de este año.

A Guinness, nacido este miércoles, se suman esta temporada los pollos Attemborough (29 de enero de 2021), Herrera (24 de febrero), Goodall (26 de febrero), Félix (4 de marzo), Cousteau (4 de marzo), Leakey (6 de marzo), Diario de Jaén (once de marzo), Prescott (14 de marzo) y Fossey (21 de marzo).

EL CENTRO

Desde su apertura en 1996, en el centro de cría Guadalentín han nacido y sobrevivido 102 pollos de quebrantahuesos, contando los diez ejemplares de la presente temporada. El primer ejemplar que rompió el cascarón en este centro andaluz lo hizo hace casi 20 años, concretamente, en febrero de 2002.

Está gestionado por Vulture Conservation Foundation, la única organización titular del programa internacional que contempla la cría en cautividad y la reintroducción de esta especie, conocido como la red EEP para el quebrantahuesos. Se trata, por tanto, de la única entidad que puede acreditar la cría en cautividad de ejemplares de esta especie, altamente amenazada, en el marco de la EEP.

El objetivo final del Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos que desarrolla la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible es conseguir una población autónoma y estable de quebrantahuesos en Andalucía. Para ello, apuesta por la liberación de jóvenes ejemplares a través del sistema de la cría campestre o ‘hacking’.

Con esta técnica, originalmente utilizada en cetrería, los técnicos del Gobierno andaluz persiguen que el ejemplar asimile el área de la suelta como su lugar de nacimiento y, por tanto, regrese a ella para asentarse y reproducirse.

ZONA PRIVILEGIADA

El centro de cría del quebrantahuesos Guadalentín está situado en una zona privilegiada, a casi 1.300 metros de altitud, que le aporta importantes ventajas sanitarias para asegurar la conservación de las líneas genéticas en cautividad. En concreto, se encuentra en el paraje Nava de San Pedro, en pleno corazón del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas.

La metodología de trabajo de este centro se basa en técnicas de cría natural; es decir, el proceso comienza con la fecundación natural y continúa posteriormente dependiendo de los propios padres, encargados de la incubación y el desarrollo de los pollos con la mínima intervención humana posible. Para lograrlo, el centro de cría cuenta con un moderno sistema de video-vigilancia en cada jaula, que permite a los profesionales observar la evolución de los pollos e intervenir únicamente cuando es necesario.

Fuente: Diario Jaén

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *